• Clever Finance Lab

7 tips para crear un presupuesto si eres universitario

¿Otra vez llegando a fin de mes sin lo de las copias? ¿Debes los Doritos de la semana pasada donde Don Luis? ¿Planeando la ruta más corta a pie desde donde deberías hacer el trasbordo porque ya no te alcanza para el otro bus?

Si te identificas con alguna de las anteriores preguntas (o con todas) este artículo es para ti. Situaciones como estas se presentan en un gran porcentaje de la población universitaria, así que no te sientas mal, no eres el único.


¿Por qué ocurre con tanta frecuencia? Una de las principales razones es la falta de educación financiera desde temprana edad; la mentalidad con la que crecemos suele no ser la ideal para llevar unas finanzas saludables, ni mucho menos rentables.

Piensa por ejemplo que en el colegio-en la mayoría de los casos- si requeríamos de algún dinero, bastaba con pedirlo a nuestros padres, sin intereses, sin estudio crediticio, sin básicamente ningún requisito. Pero ahora todo es diferente… ¡Muy diferente!


La vida de un universitario está bastante llena de desafíos, tales como el inicio de la independencia; la cual suele venir acompañada de múltiples gastos como alimentación, transporte, papelería, asesorías extras, materiales de estudio, e incluso una que otra cerveza propia de la vida universitaria… y un largo etcétera. “Pero es que todo el dinero que gasto es necesario”. “Si me quedara dinero para ahorrar lo haría, pero no es el caso”. Si alguna vez has dicho o pensado estas frases es hora de tomar papel y lápiz porque aquí te van los 7 tips para crear un presupuesto si eres universitario:

1. Escribe todos tus gastos e ingresos ✍️✍️


Parece demasiado obvio, pero no bastará con que solo hagas cuentas en la mente mientras vas escuchando Facundo Cabral en ese celular que necesita un faceslip con urgencia. Es indispensable que redactes en una hoja tu ingreso en cierto tiempo (semanal, quincenal, mensual) y con ello, los gastos que podrías tener y la parte de tu ingreso que deseas ahorrar.(o en un Excel, ya deberías saber sumar en uno). Será de gran ayuda visualizar exactamente lo que recibes y también lo que se va mes a mes. Para hacerle seguimiento a tus gastos de cerca, podrías llevarlos en una agenda; pero si deseas hacer uso de una tecnología un poco más contemporánea, cuentas con aplicaciones que te ayudarán con este fin.


2. Empieza por los gastos fijos


Hay gastos que mes a mes se repiten y pocas veces varían, como lo son el transporte o incluso la alimentación (de lo cual hablaremos en el siguiente tip) si acostumbras a comer fuera de casa. Si tienes en cuenta cuánto gastas FIJO cada mes, te será más fácil ir acomodando tu presupuesto. Pero como presupuestar no tiene por que ser un castigo, aquí puedes dirigir cierta cantidad a tus salidas con amigos, citas románticas y demás planes. Eso sí, ten en cuenta que si se te acaba ese dinero tendrás que sacrificar las salidas hasta que vuelvas a obtenerlo.


3. No comas fuera 🙅🙅‍♂️


¿Cómo decirle que no a esas deliciosas empanadas con gaseosa? Bueno, además de que es más caro comer fuera de casa, también puedes estar afectando tu salud e incluso tu rendimiento estudiantil a mediano plazo (claro, quien se concentra pensando en ese sabor a pollo y coca cola). Sacar un poco de tiempo en casa para cocinar algo o incluso comprar en un supermercado por cantidad tus snacks favoritos para todo el mes, puede reducir considerablemente tus gastos.


4. Ahorrar 🐷


¿Has escuchado alguna vez el caso de alguien que se gasta todo su dinero de un mes en las primeras semanas? ¿O quizá ese es tu caso? Es muy importante que a la hora de escribir los ingresos, tengamos un porcentaje de esta suma destinado a no ser gastado; ya sea con la intención de comprarte el nuevo celular que saldrá el otro mes, tener dinero para el viaje de fin de año, o simplemente guardarlo para cuando surja algo más. Pero cuidado! No es suficiente con guardar el dinero debajo del colchón o en una chaqueta que nunca te pones. Para tener tu dinero guardado de manera segura te recomendamos hacer uso de un producto financiero, tales como cuentas de ahorro o CDT, esto con el fin de que tus ahorros te generen cierto interés con el tiempo.


5. Genera dinero extra 🤑


Una de las grandes limitaciones para ganar un dinero mientras estudiamos es precisamente el tiempo, es muy complicado progresar en nuestra vida académica mientras respondemos por responsabilidades laborales. Sin embargo, no es el fin del mundo. Cuando de obtener un dinerillo de más se trata, la universidad es de los mejores lugares.

Aprovecha para explorar habilidades que ni tú conocías, llénate de conocimientos y tendrás una oportunidad de ganar dinero compartiendo tu destreza con los demás.

Recuerda, para llegar lejos no hace falta saltar sino dar pasos de manera constante. Así que no te desanimes si sientes que tu emprendimiento es muy pequeño, ya que lo más difícil suele ser justamente empezar.


6. Acerca de las tarjetas de crédito 💳


Ojo con este recurso. Si consideras que eres alguien impulsivo para comprar lo que se te atraviese lo mejor es que primero trabajes en controlar tus gastos y antojos. Si consideras que ya eres fuerte en este aspecto, el siguiente tip es para ti.

Si en algún momento resulta que necesitas adquirir un producto, pero no cuentas con el efectivo en ese momento porque; lo dejaste en la casa, no hay cajeros cerca o simplemente quieres crear historial crediticio, esta tarjeta podría serte de mucha utilidad. Te recomendamos que la compra que vayas a hacer la programes para ser pagada a una cuota, así te ahorras bastantes pesos de intereses.

Además, como lo dijimos anteriormente, es una suma con la que sabes que cuentas, así que no es una deuda que se te pueda salir de las manos, y ya con esto puedes tener la conciencia tranquila a la hora de ejecutar la compra.



7. Gastos imprevistos 🤷‍♀️


Muchas veces estos presupuestos suelen fallar porque a lo largo del mes en que se están realizando surgen gastos que no podemos posponer, y que además no veíamos venir. Para esto no está de más sacar un porciento de nuestros ingresos mensuales para tener guardados, no con el fin de gastarlos puntualmente en algo, sino tenerlos allí hasta que sea necesario gastarlos. Para darte un ejemplo y que quizá no malinterpretes este punto o lo confundas con alguno anterior, estos gastos imprevistos pueden verse cuando te enfermas y tienes que comprar de un dia para otro medicamentos que no tenías planeados con anterioridad, citas médicas y demás. Otro ejemplo puede ser que se te haya dañado la maleta que usas para ir a tus clases o a tu trabajo, este dinero te servirá para mandarla a arreglar. Aprendiendo a distinguir estos gastos de los gastos fijos tendrás mayor control sobre tu dinero y te ayudarás a ti mismo para que tus ahorros vayan en aumento.


Y así llegamos al final de este artículo, esperamos te haya gustado.

Y recuerda, estamos aquí para educarnos financieramente.

Si te gustó no te vayas sin compartir en redes sociales o enviarlo a ese amigo que crees que le podía servir.


Si deseas conocer más sobre presupuestos para jovenes no olvides seguirnos en las redes sociales:


Y escuchar nuestro podcast "De Finanzas Y Esas Cosas" que se encuentra en todas las plataformas digitales:

Click aquí y te llevará al reproductor de Spotify 😉😉😉


Nos leemos en el proximo articulo 😎🤩

20 vistas

© 2019 Designed by Alca Design

  • Grey Facebook Icon
  • Grey Instagram Icon
Recurso 19_10x.png
  • White Facebook Icon
  • White Twitter Icon
  • White YouTube Icon
  • White Instagram Icon